Início > Geral > Los medios de desinformación masiva

Los medios de desinformación masiva

23-05-2011
Por Daniel Estulin.

http://www.danielestulin.com/2011/05/23/los-medios-de-desinformacion-masiva/

Los medios de desinformación masiva

Por fin, han terminado las elecciones regionales. Estaba yo ya subiéndome por las paredes viendo a los subnormales de turno, tanto de un partido como del otro, hablándome como a un degenerado intelectual. ¿La peor a la hora de proyectar sus mensajes? Sin duda, Esperanza Aguirre. Su forma pausada de hablar, enfatizando cada palabra, que es más bien propio de una subnormal sordomuda que le esté hablando a otro subnormal mudo, manco y tuerto.

Lo que más me ha “gustado” son los eslóganes de la campaña. Por ejemplo, el PP ha utilizado sin tapujos quizás uno de los eslóganes más imbéciles que he visto jamás: “Contigo Mayoría.” Y a nadie se le ocurre preguntarle a Rajoy que lo explique… ¿Qué significa eso, Sr. Rajoy?

Sevilla, siendo un lugar singular en todos los sentidos de la palabra, tuvo su versión de Guerra de las Galaxias entre el candidato socialista a la alcaldía, Juan Espadas y su eslogan ‘Conmigo en Sevilla, decides tú’ y su contrincante conservador Zoido que ha empezado a usar el eslogan ‘Porque tú decides, tú eres la llave’. Lo divertido en esa historia es que Espadas ha denunciado a Zoido ante la Junta Electoral porque considera un plagio el lema de la campaña electoral. ¡Plagio del lema electoral! ¿Cómo se plagia una idiotez como esa? ¡Que horror!

Tanto Espadas como Zoido son dos tipos ordinarios con clichés por lemas que demuestran la torpeza y falta de originalidad de los pensadores del partido. ¿Alguien duda que sus programas políticos sean iguales de torpes como sus lemas? Mirad a Rajoy, mirad a Zapatero. ¿Cómo se deletrea TORPE?

Los medios de desinformación masiva television2

Ya me siento mejor. Ahora, al grano. Los medios de comunicación. ¿Por qué no se van ya con el circo a otra parte? Al carajo o a donde sea. Cada día pintan menos, informan menos, saben menos, se preocupan por informar menos, carecen de honradez y dignidad humana. Circo y paja mental.

Os dejo un artículo, más bien una diatriba mía sobre el papel de los medios de comunicación.

Buen lunes a todos.

Daniel Estulin

Los medios de desinformación masiva FirmaDanielEstulinblog21

La ética de periodismo

Los medios de desinformación masiva 2512897941 d09caa5dfc

El conflicto nunca puede ser explícito en el inextricablemente embrollado mundo aristocrático de la política americana. La pregunta que los medios de comunicación americanos deben cuestionarse es: ¿qué significa ser “imparcial”? Las empresas de los medios de comunicación cuyos presentadores llevan puesto el pin con la bandera americana, que escayolan sus programas con imágenes patriotas, están tomando partido—sobre todo cuando ofrecen poco o nada de tiempo de sus programas en directo a las críticas o a los disidentes. Seguramente es posible sentirnos orgullosos de nuestro país y, al mismo tiempo, practicar la democrática tradición de apoyar el derecho sagrado a disentir.

El diálogo político es fuente de nuevas ideas, nuevas energías y nuevos caminos. El objetivo principal del periodismo debe ser la primera palabra, y no la última, sobre las ideas y prácticas que siguen cambiando el mundo.

Ha llegado la hora de que los medios de comunicación, organizaciones periodísticas y grupos de ciudadanos tomen la iniciativa y demanden que la prensa libre tenga derecho a cubrir las guerras y las agendas domesticas e internacionales como debe hacerse. Si los ciudadanos tienen el derecho de saber; si la niebla de guerra, tan a menudo citada, ha de ser despejada, entonces los medios de comunicación deben hacerse oír. Y la ciudadanía tiene que presionarles para que lo hagan.

El cinismo, la arrogancia y la brutalidad con que la administración Obama está liderando el mundo han provocado una hostilidad global profunda. La mayoría de los periodistas de televisión, a su vergüenza, han demostrado poco interés en este crimen ignominioso. Se empotran con el Ejército americano y participan en conferencias de prensa preparadas y guionadas de antemano por la Casa Blanca, oscureciendo lo obvio e innegable en sus reportajes, sea el supuesto asesinato de Usama bin Laden, la cobertura sensacionalista de los atrevidos crímenes de DSK o los excesos de sus propios políticos. ¿Qué es lo que ha pasado con el balance moral del periodismo americano después de 11 de Septiembre? El Dr. B.R. Ambedkar, filósofo y político indio, avisó hace mucho tiempo de que “los derechos se protegen no con leyes, sino con la consciencia social y moral de la sociedad.”

Las manifestaciones antiguerra en los EEUU durante los albores de la guerra de Iraq han sido las más numerosas desde las protestas contra la guerra de Vietnam en los años 70. ¿Por qué, entonces, los medios de comunicación han sido tan lentos y reacios a cuestionar la política cuando muchos ciudadanos se han mostrado dispuestos a hacerlo?

Si algo bueno ha salido de la guerra de Vietnam, es la comprensión de que los corresponsales de guerra deben transmitir imágenes completas: mostrar los cuerpos y contar los ataúdes; salir del pool periodístico y despreciar las sensibilidades de lo general. ¿Debe nuestro derecho a saber suplantar a los convencionalismos establecidos de buen gusto y decencia, a la delicadeza política e, incluso, al ‘interés nacional’? ¿Deben los corresponsales de guerra enfocar las cámaras de los informativos en las víctimas civiles en vez de en los ejércitos: mostrar el horror sin distinción de la guerra—ahora tienes dos piernas, boom, ahora ninguna? ¿Pueden los periodistas prevenir que la verdad sea la primera baja de la guerra?

En realidad, la causa inmediata de un reportaje comatoso es lo que se llama en broma la “cultura periodística” americana. Si los Rupert Murdochs de este mundo son los pastores del nuevo orden mundial, deben este éxito a la reproducción de ovejas dóciles: editores y periodistas satisfechos con masticar, digerir y, finalmente, reimprimir una dieta diaria de las notas de prensa elaboradas a medida por la Casa Blanca e historias enlatadas por los oficiales y operarios de corporaciones de relaciones públicas afiliados al gobierno.

En un mundo materialista en el que los exhibicionistas se sienten atraídos hacia el periodismo y hacia el mundo del espectáculo (¿hay alguna diferencia?), los periodistas se censurarán a sí mismos para complacer los supuestos intereses de sus propietarios y, a menudo, con la sagacidad del esclavo, conseguirán contentarles. El ser una persona de principios, honesta y digna representa pocas ventajas para la codicia. La primacía materialista es el dinero y el dinero es el rey.

Con lo que la administración Obama cuenta es con la incesante y denigrante estupidez de la población americana cuando se trata de actualidad, geografía y, por encima de todo, historia. El fastidio natural del ser humano por entender su propia historia, a propósito, es algo que los historiadores a menudo infravaloran.

Y hablando de la naturaleza humana: el poder corrompe. Corrompe a aquellos que lo ejercen. Y corrompe a aquellos que buscan formas de influir en aquellos que lo ejercen. Los medios de comunicación hace ya mucho tiempo que se han hecho socios del mundo de la élite. La prensa libre es un mito cuando la gente poderosa la controla. Solamente cuando mucha gente “pequeña” la posee, es cuando la prensa verdaderamente independiente, fundamentada en nuestro “derecho a saber”, será posible. Esto es un argumento potente a favor de las bitácoras.

Los medios de desinformación masiva peligro publicidad viral

En el mundo orweliano del periodismo actual, donde una nueva forma de rectitud política enmarca cada declaración, el lenguaje se contrae. Como el objetivo del pensamiento totalitario es controlar que la expresión de una “impropiedad política” resulte imposible, el propósito final de esta Nueva-Lengua-Neoconservadora es la abolición de muchos términos habituales. En este contexto, las palabras se usan no para debatir puntos de vista, sino para impedir y acabar con la discusión.

Los ciudadanos sólo pueden comprender con profundidad una idea sobre cualquier tema, sea grande o pequeña, si viven en un ambiente de información ir-restringida y se ofrece la más amplia gama de conocimiento potencial. En la cima de cualquier sociedad democrática, los políticos son “llamados a declarar” ante la opinión pública y se previenen las tiranías dando a conocer a la sociedad los fracasos estrepitosos y los abusos de poder.

Ésta es la razón principal de la ineludible existencia de la prensa libre, con todas sus imperfecciones manifiestas. Éste es el motivo que ha llevado a los dictadores, oligarcas, juntas, emperadores, jeques, reyes y demás tiranos a lo largo de la historia a censurar y asfixiar la diseminación libre de información y opinión.

La política es, en esencia, un debate. Debemos insistir en un nueva forma de crítica cuya principal función sea, no confirmar nuestro derecho a saber, sino aplicar una presión concentrada en las ideas mediáticas y en las presunciones de la actualidad. La alternativa, por el contrario, es demasiado terrorífica.

Daniel Estulin

Categorias:Geral
  1. Ainda sem comentários.
  1. No trackbacks yet.

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s

%d bloggers like this: